La física clásica considera que el universo está formado tanto por partículas sólidas, que son los componentes básicos de todos los objetos sólidos del mundo; como de ondas, como las del sonido o de la luz que no son sólidas. Desde esta perspectiva se acentúa el punto de vista individual, en una estructura de espacio-tiempo absoluta, en la que sólo es posible una forma de mirar las cosas. En la física newtoniana existe solamente una realidad en cada unidad de tiempo, una afirmación es verdadera o falsa, una línea de acción es buena o mala, y las dicotomías pueden seguir, la cuestión es que sólo puede haber una verdad. Todo esto forma parte de la estructura de un universo fijado, predecible y rígidamente obediente a leyes.

Sin embargo, los primeros físicos cuánticos (Dirac, Borh, Schrodinger, Heisenberg, etc) descubrieron que una partícula subatómica es a la vez onda y partícula, donde cada una es complementaria de la otra (Principio de Complementariedad) y ambas son necesarias para cualquier descripción completa. El problema es que estamos condenados a ver solo una por vez, en cualquier momento esa onda-partícula puede ser o bien onda o bien partícula, ya que no puede conocerse su ubicación y su velocidad al mismo tiempo. Por tanto, mientras no se mida su emplazamiento o velocidad, es partícula y onda al mismo tiempo (Principio de incertidumbre). La observación es la que convierte la posibilidad en realidad.

Por qué QUANTUM?

Supongamos que podemos aislar una onda-partícula en un caja cerrada, su identidad definitiva no estará determinada hasta que se la observe o mida de alguna forma. En el momento previo a la observación , su identidad es potencial puro.

Sigamos suponiendo, que podemos aislar a un grupo humano, que forma una “común unión creativa”, que intenta expresarse a pesar de las barreras de la piel y del lenguaje. Supongamos que un observador abre esta caja virtual y se detiene a observar...qué es lo que este sujeto percibirá? El campo de las posibilidades se expande al infinito y la conjunción espacio tiempo se torna única para cada quien que esté dispuesto a la experiencia. Eso es QUANTUM.

Podemos intentar apalabrar la experiencia interna de la compañía, pero sería en cierta forma, estrechar el complejo mundo de la potencialidad. Podemos decir que se trata de un grupo danza teatro y circo, de un puñado de humanidad, de cuerpos que hablan el lenguaje de lo insignificable. Podemos intentar delinear el objetivo de la compañía, pero preferimos el camino al resultado, preferimos las preguntas a las respuestas...

QUANTUM ES, en un espacio y tiempo compartido, con observadores que participan en cada encuentro, potencialmente único e irrepetible. El resto corre por cuenta de nuestros queridos observadores... tal vez funcione como una suerte de espejo cuántico en el que la realidad de la experiencia dependerá de todos los seres que se involucren en ella.







QUANTUM ES. Pasen y vean...


Pájaros de Ebano

Pájaros de Ebano

Pájaros de Ebano




 Exorcizarse de las sombras, dar caza a los cuervos del abismo interno... intento frenético de limpiar una herida que está allí pero dónde...descarne de las plumas de la noche, intento de fuga...remolinos de subsistencia en la incertidumbre universal.








Intento de humanidad.








Cuatro cuervos y uno más... reptan, repican, revuelan. ¿Qué llega después de la noche oscura? ¿Acaso las sombras son algo más que productos de la luz?...











Cuatro cuervos y uno más...reptan, repican, revuelan. Sin luz no hay oscuridad.





Texto: Clara Andrade



En esta oportunidad, con Pájaros de Ebano realizamos un recorrido interno, expresando la continua ambigüedad, la luz y la sombra al mismo tiempo, ¿pero acaso no son uno producto del otro? Ese animal que revolotea en las zonas mas profundas de nuestra humana vulnerabilidad. Intento de libertad.






INTEGRANTES:
Yesica Alfiero
Celeste Ameztoy/María del Mar Castronuovo
Florencia Alvarez
Gimena Torti
Virginia Covelli




Imágenes/edición: Allostereo
Técnica/Textos: Clara Andrade
Idea y Dirección: Virginia Covelli – Gimena Torti











Centro Cultural Osvaldo Soriano
(MdQ) 8 de mayo 2010
Fotografía: Sonia Duarte










">